Nosotros - Oropendola
15318
page,page-id-15318,page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,woocommerce-demo-store,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-title-hidden,paspartu_enabled,paspartu_on_top_fixed,paspartu_on_bottom_fixed,vertical_menu_outside_paspartu,side_area_uncovered_from_content,columns-4,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-7.7,wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4,vc_responsive

NOSOTROS

Viajera incansable y perfeccionista, Carolina Vélez es la creadora de Oropendola. Estudió Diseño de Modas en Medellín-Colombia, y luego fue a Italia a hacer una maestría enfocada en el mercado de lujo. La búsqueda de su identidad profesional inició en la universidad y se enriqueció en cada viaje, recorriendo el mundo y visitando lugares incógnitos llenos de enseñanzas y expresiones propias de cada cultura que todavía siguen inspirándola. Su amor por lo artesanal, por los procesos detrás del ‘hecho a mano’, y el valor que encuentra en esos detalles a veces imperceptibles para el consumidor local, la impulsaron a asumir un gran reto: crear una marca que rescate las técnicas ancestrales a través de piezas protagonistas para vender identidad país. De Colombia para el mundo.

 

Para lograrlo, Carolina necesitaba encontrar artesanos, comunidades y manos aliadas que quisieran potenciar su técnica a través de este proyecto. Empezó la búsqueda y, finalmente, los encontró. Ellos, quien hacen que hoy todo sea posible, conforman su equipo de trabajo. Willy, líder del grupo, su familia y otros artesanos que se han ido uniendo en el camino, aprendieron la técnica empíricamente y encontraron en el macramé un medio de subsistencia. Sus manos hablan de la experiencia, las coyunturas de los dedos se han ido trasformando quizás por la tensión que ejercen en cada nudo y los cayos en sus palmas son motivo de honor, es la historia de sus vidas. Una historia que inició con el macramé, pero que sueña con involucrar diferentes técnicas que representan la herencia cultural del país.

 

Apasionados y comprometidos, tienen la mejor disposición para mejorar y trascender un arte y, a pesar de que nunca habían asentado sus raíces en un lugar especifico, planean quedarse en Medellín un buen tiempo por la responsabilidad que han adquirido con el proyecto. En este momento la historia de Oropendola empieza a contarse en plural.

carolina-velez

La tienda esta en construcción ningún pedido será atendido —.